Pandorgo 1994

PANDORGO
Luís Martínez Solís
DULCINEA
Almudena Viedma Moreno
DAMAS
- Mª Prado Cerro Martínez
- Angela Teresa Rodríguez Sánchez
- Sonsoles Sastre Galán
- Lorena Rodríguez Amores
CURRICULUM

        Luis Martínez Solís, nace en Ciudad Real el 26 de Julio de 1942, de padre Extremeño (Malpartida de Plasencia – Cáceres) y madre Manchega (Ciudad Real). Transcurre su vida en Ciudad Real hasta los 12 años, (días en los que ya conoció a la que iba a ser su esposa, precisamente bailando folklore manchego), en un ambiente familiar donde su padre disfrutaba de los sones de la bandurria, instrumento, que tocaba en el entonces grupo de Folklore de Educación y Descanso.
        Se desplaza a Sevilla (Universidad Laboral), con una beca de estudios, (1956-1962). Retorna a Ciudad Real para realizar el Servicio Militar y posteriormente, en 1965 realiza el concurso oposición como Docente de Electricidad y Electrónica en el entonces P.P.O., hoy INEM.
        Por motivos profesionales se traslada a Madrid (1965-1970) y Barcelona (1970-1984), regresando, retornando, definitivamente, a Ciudad Real en 1984, en la que, hasta hoy, desarrolla su actividad como Director del Centro Nacional de Formación Ocupacional de Artesanía y Bebidas del INEM.
        Bueno es decir que, de la esfera completa de su vida, forma parte indesligable su esposa.
        Como inicialmente se señala, la conoció bailando “Manchegas”. Ella aprendió a bailar entonces en la Sección Femenina, directamente con D.Salomón, mostrando ya en aquellos tiempos su capacidad para enseñar, llegando a preparar, con 12 años, un festival en el Hospicio de Ciudad Real. Ya desde su juventud, Luis, se ve inmerso en las actividades culturales que, bien por parte de padre, “novia” y ser componente de la Tuna de la Universidad Laboral de Sevilla, le propician el caldo de cultivo de su personalidad.
        Junto con su esposa, jamás dejaron, aun desde fuera, de amar a su tierra, llegando a constituir, en Barcelona, un grupo folklórico, enseñando y difundiendo la cultura manchega.
        En su traslado definitivamente a Ciudad Real, en 1984, se incorporó como socio a la Peña Dinosaurio, de la que fue Secretario y Vicepresidente.
        Cargos que dejó, al formar parte como Secretario de la Peña Grupo de Coros y Danzas “Mª José Melero”, constituida por su esposa. No obstante tiene el placer de seguir siendo socio de el Dinosaurio. También hacer constar que es el Secretario de la Hermandad de PANDORGOS y de la Federación de Peñas.

SALUDO A PUEBLO

Pues aquí estamos, paisanos.
Otro años y otras Damas,
que no por nuevas mejores
ni peores que ninguna,
sino manchegas de raza.

 

 

Difícil es expresar,
en este tiempo tan corto,
lo que, por ser el Pandorgo,
quisiera manifestar.
Las palabras se amontonan,
las ideas se oscurecen,
y los temblores ... se crecen,
pues el momento emociona.

 

 

De piedra hubiera de ser
y el corazón de cartón
para aguantar la emoción
al ver vestida a mi tierra
en vosotros ... mis amigos,
con esos trajes que muestran
que estamos todos unidos.
Como hacen otras tierras
que presumen y se visten
con su traje ..., su bandera.

 

 

Siento orgullo al ser de aquí,
y a gala ser culipardo
y presumir con jactancia
ser manchego ¡que redaños!.
Pues manchega es esa raza
de gente sencilla y llana,
curtida por ese sol
que se clava en las entrañas,
que enrecia a quien lo sufre
y pone arrugas en sus caras,
que ablanda el corazón
del que a festear se lanza
y reparte la ilusión,
con esa sencillez villana,
del vivir lo popular
sin diferencias de casta.

 

 

Popular es lo del pueblo
y vivirlo nos hermana.
Sincero soy al deciros
de corazón..., mis paisanos,
que me siento muy honrado
del nombramiento obtenido.
Con honor lo he recibido
y con honor quiero llevarlo.
Con honor he de servirlo
y con honor he de guardarlo.
Y dar, con la Dulcinea,
a éste pueblo tan amado,
de corazón, el cariño
que merece al otorgarlo.

 

 

Preámbulos son ya de fiestas,
de nuestra Fiesta Mayor.
Se ha de poner corazón
para que esa Madre de Honor
que es nuestra Virgen del Prado
reciba todo el amor
que desde nuestro corazón,
como flores que lo fueran,
le pondremos en sus manos.

 

 

En mi constante expresión...
"corazón" pongo en mi boca.
Y no falto a la razón,
pues si no existe corazón
no hay verdad en lo que ofreces.
O en el hecho hay amor
o al hecho tú no ennobleces.

 

 

Perdamos ya la apatía.
Elijamos una flor,
y bajando de la acera
vayamos juntos, unidos,
a ofrecer nuestro amor.
que si antaño eramos uno
hogaño ya somos dos.
Para bien de éste gran pueblo
todos juntos, sólos no.

 

 

La limoná, con mesura,
nos la beberemos luego,
con mesura, mis amigos
que nunca es bueno el exceso.
Ejemplo deberemos dar
a los que vienen a vernos,
que el respeto a los demás
es nuestro propio respeto.

 

 

Si el ser de aquí es cosa seria,
sentirnos todos manchegos,
y lo digo con voz alta,
porque presumo de serlo,
 voceo a los cuatro vientos
¡¡Viva la Mancha, manchegos!!.

 

 

Pandorga de Ciudad Real,
Pandorga 94,
preludio de fiesta grande
que cada año tenemos.
Homenaje a la Patrona,
de sus hijos bien amados.
Ofrenda de frescas flores
a nuestra Virgen del Prado.
con voces de cantaores
y bailes del pueblo llano.
Estamos hoy de Pandorga.
¡Viva la Pandorga! paisanos!.
Y pidamos a la Virgen
que nos haga solidarios,
que luchemos por lo nuestro
sin olvidar a los de al lado.
¡Viva Ciudad Real!
¡Viva nuestra Pandorga!
¡Viva la Virgen del Prado!.

OFRENDA A LA VIRGEN

       Santa Mª del Prado! ¡Nido de amores!
        ¡SALVE! Virgen de las batallas, Virgen de los torneos, cuando apoyabas a los manchegos en la tarea de la Reconquista.
        ¡SALVE! Santa Mª del Prado cuando se alcanzó la paz sobre éstas laceradas y resecas tierras. Santa Mª del Prado, cuanto Tu quisistes ser prado y río, tierra y vergel, vida para los hombres y mujeres que poblaban el lugar viejo del Pozo de Don Gil.
        ¡SALVE! Santa Mª del Prado de todas nuestras esperanzas.
        ¡SALVE! Santa Mª del Prado te decimos los descendientes de aquel lejano Pozuelo Seco, de aquella Aldea de Don Gil, de aquella Villa Real.
        ¡SALVE! Santa Mª del Prado, fundadora y sustento de éste pueblo y éstos tus hijos, desde que D.Fernando III el Santo, hijo de Alfonso X el Sabio, siguiera tus mandatos y diera carta de naturaleza de ciudad a éste lugar que nos alberga.
        ¡SALVE! Santa Mª del Prado ¡SALVE!.

 

 

OFRENDA

 

 

        Tu estás ahí Virgen del Prado. Siempre estás, Todos los días y noches del año estás.
       Nosotros, tu pueblo, y en su nombre este humilde mayordomo, acompañado de ésta dulce Dulcinea y sus fieles Damas, arropados de las Peñas, Grupos y Corporación, representantes municipales, provinciales, regionales y nacionales hemos venido a ponernos bajo tu protección.
        Tu eres la Hija elegida por el Padre, a Tí debemos todo honor y respeto, a Tí deseamos ofrecerte lo mejor de nuestras ilusiones; en Tí depositar nuestros desvelos, en Tí empeñar nuestras alegrías y penas.
        Hoy te queremos ofrecer a manos llenas, a corazón abierto, sin límites, lo mejor de nuestros campos, lo más granado de nuestra cosecha, lo más dulce de nuestros surcos, lo más sabroso de nuestros platos: el pan y el vino, la harina y la flor, las espigas recién cortadas, el milagro de cada día de nuestros huertos que son los que Tu proteges, las primicias de nuestras llanuras que Tú significas con Tu serena y permanente tutela, nuestros esfuerzos y sudores, nuestros trabajos y sinsabores, nuestras ilusiones y nuestros mejores ánimos: lo mejor de nosotros.
        Todos nuestros deseos se agolpan en ésta noche ante Ti, se postran humildemente ante tus pies, esperan Tu aceptación y Tu bendición.

 

       

GRACIAS Y PERDON

 

 

        Perdona nuestros olvidos y nuestras desidias, olvida nuestras disputas y rivalidades, no tengas en cuenta lo que no es más que una descortesía de hijos que a veces son desconsiderados con la propia Madre, pero que la quieren y no pueden vivir sin su amor.
        Gracias por ser nuestra Madre, gracias por esperarnos cada día, gracias por confiar hasta el final de nuestros días.
        Hoy estamos aquí también para decirte que vamos a hacer una fiesta en tu honor y que no queremos que falte la mejor compañera, la mas dulce amiga, nuestra Madre.
        Y te pedimos que no falte nadie, que vengan todos nuestros hermanos, de aquí y de allá y vivan sanamente la alegría de sentirse verdaderos hijos tuyos.
        Danos hoy y para todo el año a cada uno de tus hijos la alegría ancha para sabernos mirar a la cara y que en cada rostro podamos evocar tu recuerdo, tu presencia y tu cariño.
¡Santa María del Prado!, Virgen nuestra, Madre del pueblo, aquí estamos como a Tí te gusta vernos, reunidos, juntos, prietos, casi revueltos, en torno a Tí para decirte que, en tu honor, haremos una gran celebración que empieza hoy y queremos que, en nuestro corazón, dure todo el año, siempre.

 

 

 

PETICIÓN

 

 

        Y desde lo más sentido y sincero de nuestro corazón, en éste día de la Pandorga, en éste día de fiesta que conmueve y emociona a éste tu pueblo nada más oír su Nombre, éste humilde Pandorgo, te pide con la fuerza de todos los que ves a mí alrededor:
        Paz, paz interior, paz.
        Paz en cada casa, paz en cada calle, paz en cada comunidad.
        Paz en cada corporación, asociación y grupo.
        Paz en cada pueblo, provincia, en cada región.
        Paz en España, en el mundo, en el corazón de todos los que albergan odio y destilan impiedad y desamor. Paz.
        Amor, amor en todas nuestras relaciones personales, respeto y diálogo abierto y generoso.
        Salud para el cuerpo y para el alma.
        Trabajo, trabajo digno para todos, para que tu pueblo y sus ilusiones sean cada día más dignas y grandes.
        Agua para éstos campos sedientos, de los que deben seguir brotando los mejores vinos.
Ilusión y empuje vital para que tus hijos se motiven y encuentren un sentido grande a su vida.
        Solidaridad y generosidad con el que tiene el corazón y las manos vacías.
        Animo para los que sufren bajo las garras de cualquier adicción malsana y destrozadora.
        Lucidez y sentido de previsión para todos los que dirigen a éste tu pueblo, para que nos lleven por caminos de progreso y bienestar.
        Sensatez y autocontrol en las relaciones de convivencia y fiesta, en la diversión, para que se disipen las penas pero no los valores y las buenas formas.
Tu amparo, en fin, Tu protección, Tu ayuda y compresión. Tu cariño, tu amor de Madre.

 

 

EXALTACION

 

 

¡Salve! Nuestra Señora Virgen del Prado.
Con el Ave María del indio misquito queremos decirte:
¡Dios te salve María!.
llena de gracia, salinidad, esencia
de loto, de jazmín, de gineceo de pétalos,
de mosto de uva y miel, de grada
de la colina de Huaní, del bosque,
del lagar que recibe un sueño de racimos
en la ancha laguna de las perlas.
¡Dios te salve MARIA!
Acepta estás ofrendas. Toma buena nota de nuestras peticiones. En Ti confiamos MADRE.
¡¡ Dios te salve, nuestra Señora del Prado!!